28 Ene 2023 - Edición Nº2104
La Plata, Bs As      31.2 ºC
EL TECLADO | Deportes  Lunes 16 de Septiembre del 2019 - 09:00 hs.                436
  Deportes   16.09.2019 - 09:00   
[OPINIÓN] La crítica perdió por goleada
La doble vara abrió una grieta en el deporte argentino
La destacada actuación de la selección argentina de básquet revalorizo la importancia del “subcampeón”, y la fortaleza de un plantel que por merito propio, llego a instancia insospechada en la previa de la competencia.
La doble vara abrió una grieta en el deporte argentino

“El segundo es el primero de los derrotados”. Esa frase resultadista solo encuentra respuestas elogiosas para quienes logran superar al adversario de turno y levantar el ansiado trofeo.

¿Pero, por qué no usamos la misma vara para el Básquet? Será que nuestro “destino irremediable” nos permite considerarnos los mejores del mundo en Fútbol, mientras que somos "competitivos y justos perdedores" en cualquier otra actividad que no sea el balompié?.

El elogio bien ganado para el equipo de Sergio Hernández, nos remonta a la critica feroz y persistente que recibe “Messí y Cia” por haber caído en tres finales consecutivas, sin importar el modo, el proceso, el grupo ni el panorama que los rodeaba.

En el básquet “elogiamos a los amigos de Scola”, en el fútbol, criticamos “el club de amigos de Messi”. En el básquet, destacamos la medalla de plata ante la final perdida, en el fútbol, en cambio, hablamos de generación fracasada acostumbrada a la derrota. En el básquet, aceptamos que el DT sea influenciado por la mirada de sus jugadores, en el fútbol, la critica es para el conductor que “se deja a manejar por el plantel y carece de temperamento para ser líder de grupo”.

La doble vara esta en nosotros, en los que ejercemos la crítica, los que no vemos mas allá de la victoria, los que no aceptamos que el deporte más popular de la Argentina, también lo jueguen igual o mejor que nosotros en otras partes del mundo.

Ni exitosos ni fracasados, el camino es la competencia, las armas que se usan para ganar y la hidalguía que mostramos ante la derrota. El deporte, aún el más popular, debe encontrar su cuota de racionalidad, para que el cielo o el infierno, dejen de ser el modo de calificar un simple resultado deportivo. [El Teclado]


  Temas relacionados
DEPORTES