16 Jun 2024 - Edición Nº2609
La Plata, Bs As      16.7 ºC
EL TECLADO | La provincia  Miercoles 05 de Junio del 2024 - 08:00 hs.                249
  La provincia   05.06.2024 - 08:00   
GENERAL BELGRANO
A 50 años de la hazaña: emotivo homenaje a los integrantes de la Expedición Atlantis
La movida se llevó a cabo en la ciudad de General Belgrano, de donde es oriundo uno de los aventureros. Conozca más detalles de lo que fue esta increíble travesía y qué fue lo que quedó comprobado.
A 50 años de la hazaña: emotivo homenaje a los integrantes de la Expedición Atlantis

Con un gran marco de público que se acercó al Múlgura, el museo de la ciudad de General Belgrano, se realizó un sentido homenaje a los protagonistas de la Expedición Atlantis, a cincuenta años de su acontecimiento. ¿Qué fue la Expedición Atlantis, se pregunta usted?

La expedición Atlantis fue una travesía llevada a cabo en 1984 por cinco argentinos que utilizaron una balsa construida con troncos y materiales naturales, llamada "Atlantis," para demostrar la posibilidad de que navegantes precolombinos hubieran cruzado el Atlántico antes de Colón.

Partieron desde las Islas Canarias y llegaron a Venezuela tras 52 días en el mar, recorriendo aproximadamente 5.500 kilómetros. O sea, lograron la misión. Y los colonistas de la primera hora (seguramente también los que se fueron sumando) se llenaron de preguntas. 

"Vivimos una jornada memorable recordando la increíble historia de la "Expedición Atlantis", junto a uno de sus protagonistas y vecino nuestro, Daniel Sanchez Magariños y el relato de su hija Maria Luz, en un evento impulsado por "Amigos del Museo"", informó a través de sus redes el periodista local Leonardo Puigdemasa. 


UN TOQUE DE HISTORIA

Inspirado en la historia de la Kon-tiki, una balsa que en 1947 cruzó el Océano Pacífico, liderada por el noruego Thor Heyerdahl demostrando que los americanos pudieron haber llevado su influencia a la Polinesia, el abogado argentino Alfredo Barragán, natural de Dolores (Buenos Aires) estudió el tema y observó que había un tipo de balsas hechas con un número impar de troncos de madera muy liviana, unidos con cuerdas vegetales, que navegaban en Australia, en la costa occidental de América, y en África. 

Eso unido a sus lecturas sobre las cabezas colosales olmecas, unas esculturas de 20 toneladas y de casi 3 metros de altura hechas por la cultura olmeca le hicieron madurar la idea de demostrar la posibilidad de que navegantes africanos pudieron haber llegado a América.

Así surgió la idea de construir una embarcación artesanal y llegar a América desde África. La embarcación diseñada fue una balsa de 13.6 metros de largo por 5.8 metros de ancho construida con troncos, sin timón y con solo una vela. La Fragata Libertad donó parte de sus viejas velas, el barco de regatas de la Armada Fortuna les cedió una radio VHF, y el presidente de "La Balsera Ecuatoriana", la empresa de Ecuador que tenía los árboles que necesitaban, les regaló los troncos. 

Al no tener timón, la balsa no podía virar ni volver sobre su rumbo; por ello no había chance de rescatar a quien cayera al agua. Tampoco nadie podría tirarse a rescatar al supuesto náufrago. “Es preferible perder a un hombre y no a dos” era la regla a bordo. De caer, solo existía la oportunidad de aferrarse a un cabo de 70 metros que arrastraba la popa de la embarcación.

La balsa llevaba 60 bidones de agua, 27 barriles de comida, un botiquín médico y equipo cinematográfico para filmar el viaje, que quedaría inmortalizado en una película que finalmente llegó a los cines en 1988 y se convirtió en un gran éxito. El material fue recolectado y preparado en Argentina, llegando a Canarias en un barco de la extinta Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA).


La fecha de salida fue el 22 de mayo de 1984. La tripulación estaba compuesta Alfredo Barragán, quien fue el capitán al mando; Jorge lriberri, quien se desempeñó como el segundo capitán; el belgranense Daniel Sánchez Magariños, quien se ocupó de la navegación astronómica; Oscar Giaccaglia, quien se desempeñó como sobrecargo y cocinero; y Félix Arrieta, camarógrafo de ATC que registró todo el viaje, material con el que luego editarían la película "Expedición Atlantis" en 1988. 

La expedición concluyó 52 días más tarde, el 12 de julio de 1984. La distancia recorrida fue de aproximadamente unas 3200 millas náuticas (unos 5000 kilómetros). 

Cabe señalar que, por aquella época, no se disponía de sistemas avanzados como el GPS, y las comunicaciones satelitales estaban restringidas a los buques de porte, por lo que la navegación tuvo que realizarse forzosamente con métodos tradicionales de navegación astronómica y utilizando equipos de radioaficionados para comunicarse.

Llegando al puerto de La Guaira, todos los buques en las cercanías hicieron sonar sus sirenas para homenajearlos. Allí, en una entrevista radial, el capitán Barragán expresó la frase que lo inmortalizó "Que el hombre sepa que el hombre, puede", frase que figura al pie del monumento erigido en honor a la expedición, sito en la ciudad de Mar del Plata, instalado en el sector conocido como el "Finisterre argentino", ya que es la tierra nacional que más penetra en el mar.

Un monumento similar se erigió en la ruta provincial 63, a la entrada de la ciudad de Dolores, ciudad natal de Barragán.


  Temas relacionados
GENERAL BELGRANODOLORES


COMENTÁ LA NOTA
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.