27 May 2024 - Edición Nº2589
La Plata, Bs As      7.2 ºC
EL TECLADO | Municipales  Miercoles 31 de Enero del 2024 - 19:15 hs.                253
  Municipales   31.01.2024 - 19:15   
MÁXIMA PREOCUPACIÓN
De laguna a desierto: la sequía amenaza la producción y el turismo en distrito PRO
La escasez de lluvias provocó la casi desaparición de la Laguna de Gómez, ubicada en Junín. El campo vive momentos de angustia.
De laguna a desierto: la sequía amenaza la producción y el turismo en distrito PRO

Atribuida por algunos al fenómeno meteorológico de La Niña, la sequía se extiende por vastos sectores de la provincia de Buenos Aires con efectos negativos y preocupantes.

Una de las consecuencias del aumento de las temperaturas y la ausencia de lluvias se observa en la Laguna de Gómez, en Junín, una de las más conocidas de la geografía bonaerense.

Allí, el nivel de agua viene en baja desde hace largo tiempo y esto se refleja en una fuerte disminución hídrica en toda la Cuenca del Salado, convirtiendo a ese paraje juninense en un desierto.

De hecho, el INTA del distrito que conduce el intendente Pablo Petrecca (PRO) había anticipado que “va a pasar un buen tiempo para que la situación vuelva a la normalidad, quizás haya que esperar hasta la próxima primavera y el verano de 2025”.

En tanto, el último fin de semana se viralizaron imágenes que muestran una imagen casi de ciencia ficción: el espigón nuevo que avanza sobre lo que parece un desierto, sin agua ni vegetación, donde debería estar el agua de la laguna.  


Según datos oficiales, en enero de 2021 unas 75.000 personas visitaron la Laguna de Gómez, cuando la cuenca gozaba de un espléndido caudal hídrico, pero la postal actual dista mucho de aquella situación.

La falta de lluvias se agrava aun más porque las lagunas conectadas que la proveen de agua, como la de Teodelina, mantienen cerradas sus compuertas para conservar algo de ese caudal en su región. 

 El concejal Rodrigo Esponda, productor agropecuario y vicepresidente de la Coalición Cívica bonarense, aseguró a La Nación que “la luz de alarma está encendida y la producción en peligro. Las napas están muy bajas y va a costar que se recuperen mucho más que otras veces. Si bien hoy a los cultivos se los ve lindos es por la lluvia de semanas atrás, si no llueve en los próximos días van a sufrir un estrés hídrico muy fuerte por los calores extremos que se esperan. Por lo que los rindes van a estar afectados indefectiblemente”. [El Teclado]


  Temas relacionados
JUNINPABLO PETRECCA


COMENTÁ LA NOTA
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.