2 Feb 2023 - Edición Nº2109
La Plata, Bs As      21.9 ºC
EL TECLADO | Especiales  Domingo 04 de Diciembre del 2022 - 12:00 hs.                388
  Especiales   04.12.2022 - 12:00   
VIH-SIDA
La nueva ley de VIH: un cambio de paradigma que busca anticiparse a la infección
En el marco del Día Mundial del VIH, el Gobierno nacional reglamentó la ley de Respuesta Integral al VIH, Hepatitis Virales, otras infecciones de Transmisión Sexual y Tuberculosis. La norma amplía los derechos y pone el foco en la prevención y en la información.
La nueva ley de VIH: un cambio de paradigma que busca anticiparse a la infección
Por: Luciana Mateo

“Metételo, tatuátelo, si hay triki triki hay bang bang. Si no pará, si no pirá, si no hay triki triki, tomatelá”, suena la música y la voz del grupo de cumbia ‘Piola Vago’. De fondo, toda la estética de un barrio de la periferia bonaerense, jóvenes que bailan, varias caras conocidas de la radio y la televisión.

El spot –pegadizo, recordable- fue realizado por el gobierno argentino junto a la fundación “Crear vale la pena” y se emitió por la TV abierta, el cable y la radio a fines de 2007 con el objetivo de promover el uso del preservativo entre los chicos y las chicas.

“Creo que esa fue la última campaña fuerte que hizo el Estado nacional”, reconoce Catalina Castillo, integrante de la Red Bonaerense de Personas Viviendo con VIH y referente por Argentina del Movimiento de Mujeres Positivas.

“Después, hubo y hay campañas de prevención realizadas por las organizaciones de la sociedad civil en los diferentes territorios, pero a nivel de política pública no hay”, asegura a El Teclado.

Según el último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación, en Argentina la edad media de diagnóstico de VIH es de 32 años para varones cis y de 35 para mujeres cis; de 30 para mujeres trans y de 34 para varones trans.

“Nosotros creemos que se necesita ampliar las campañas de prevención a nivel nacional, provincial y local y que tienen que estar dirigidas a todas las personas, de todas las franjas etarias, no sólo a los jóvenes. Los adultos mayores también tienen relaciones sexuales”, remarca Catalina, que además coordina el Centro de Promoción, Prevención y Testeo Rápido de VIH e ITS del municipio de Merlo.

Y sostiene que “el 98% de las personas que hoy se están infectando con el virus del VIH lo hacen a través de relaciones sexuales sin protección”. 

El jueves pasado, en el marco del Día Mundial del VIH, el Gobierno nacional reglamentó la Ley 27.675 de Respuesta Integral al VIH, hepatitis virales, otras infecciones de transmisión sexual -ITS- y tuberculosis -TBC-, que había sido sancionada en junio de este año.

La norma actualiza la legislación en la materia -la anterior es de agosto de 1990- y significa un cambio de paradigma: contempla la realización de campañas para la prevención y detección de la infección, incorpora un enfoque de géneros y de derechos humanos e incluye prestaciones de seguridad social para quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad social.

Catalina considera que “lo principal de esta Ley es que es inclusiva, que habla de la salud integral y que no sólo contempla al VIH sino también a las hepatitis virales, tuberculosis y otras infecciones de transmisión sexual”. 

La Ley amplía derechos en todo sentido -agrega-. En uno de los artículos sostiene que las mujeres y cuerpos gestantes deberán recibir información adecuada en su período de embarazo y parto e información sobre todas las prácticas que se realicen sobre sus hijos o hijas”. 

La reciente legislación establece además la posibilidad de acceder a una jubilación anticipada a aquellas personas de 50 años que viven con VIH desde hace 10 años y que cuentan con al menos 20 de aportes y otorga una pensión no contributiva de carácter vitalicio para quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad social.


Integrantes de la Red Bonaerense durante una charla.

Por otra parte, “se prohíbe la oferta y la realización de la prueba diagnóstica de VIH, hepatitis virales y otras ITS en los exámenes médicos preocupacionales, como así también durante el transcurso y como parte de la relación laboral”.

“Esos test están prohibidos desde la Ley de los ‘90, pero es muy alto todavía el estigma y la discriminación laboral hacia la persona viviendo con VIH”, dice Catalina. “Pasaron 40 años desde el inicio del VIH, pero en Argentina estas cosas siguen sucediendo”, asegura y ejemplifica que “se han pedido este tipo de test a aspirantes a bomberos voluntarios”.

“Creo que, más que el miedo a la transmisión del virus, esto tiene que ver con el tema del ausentismo laboral; hay una idea de que la persona se va a enfermar todo el tiempo”, piensa, y refuta: “Y la verdad es que no es así. Una persona que vive con el virus está apta psicológica y físicamente para ejercer cualquier tipo de trabajo”.

Según el último reporte oficial, en Argentina hay actualmente 140.800 personas viviendo con VIH y el 13% desconoce su diagnóstico. 

Cada año, un promedio de 5.300 personas se notifican con el virus. Entre 2019 y 2021, los nuevos diagnósticos se registraron, en un 69,4%, en varones cis; en un 29,3% en mujeres cis y, en un 1,2%, en personas trans.

¿Cuál es la diferencia entre VIH y SIDA? Durante décadas se los utilizó como sinónimos.

La Fundación Huésped explica que “el VIH es el virus que afecta al sistema de defensas del organismo, el cual, una vez debilitado por el VIH, permite la aparición de enfermedades. Esta etapa más avanzada es la que se denomina sida”. 

“El período de tiempo que tarda el VIH en convertirse en sida varía de persona a persona y depende en gran medida de que tome o no medicación”, comunica la organización, y añade: “generalmente, las personas a las que se les están administrando tratamientos con drogas adecuadas y que toman correctamente los medicamentos, evitan la progresión a desarrollar enfermedades. Sin tratamiento, el período de tiempo en general es de 8 a 10 años”.

Catalina observa que “en 40 años mejoraron muchísimo los tratamientos: gracias a los grandes avances científicos, se pasó de tomar 40 pastillas -el viejo ‘cóctel’- a tomar 1 por día en la mayoría de los casos. Y con efectos secundarios mucho menores que los de antes”. 

“También se ha comprobado el I = I, que quiere decir: indetectable intransmisible. Si una persona que vive con el virus realiza el tratamiento y logra tener una carga viral indetectable por 6 meses, no transmite el VIH mediante las relaciones sexuales sin protección”, explica la referente bonaerense.

Por último, se refiere a una posibilidad que ya lleva varios años: la de ser madre sin transmitir el virus al bebé. Esto, siempre y cuando la persona embarazada siga, a tiempo, el procedimiento médico adecuado. 

“Hay un tratamiento de profilaxis que evita que el bebé contraiga el virus durante la gestación y el parto”, cuenta Catalina, aunque -agrega-“todavía hay un 3 ó 4% de mujeres que sí lo transmiten porque llegan tarde al estudio prenatal o se contagian durante el puerperio”. [El Teclado].

En la actualidad, 65.500 personas reciben tratamiento antirretroviral en el sistema público de salud argentino.




COMENTÁ LA NOTA
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.