9 Dic 2022 - Edición Nº2054
La Plata, Bs As      26.1 ºC
EL TECLADO | Especiales  Viernes 25 de Noviembre del 2022 - 12:00 hs.                312
  Especiales   25.11.2022 - 12:00   
CERCA DEL 25N
De qué se trata “Hablemos”, la línea para varones violentos de la Provincia
De 575 varones que llamaron en los últimos dos años para pedir asistencia y asesoramiento, sólo 48 lo hicieron por motivación propia. El resto lo hizo por derivación judicial.
De qué se trata “Hablemos”, la línea para varones violentos de la Provincia
Por: Luciana Mateo

Desde hace dos años, la provincia de Buenos Aires cuenta con la Línea Hablemos, un dispositivo de primera escucha, contención, seguimiento y derivación para varones que han ejercido o ejercen violencia por razones de género.

Al número 221 602 4003 que atiende de lunes a viernes, de 9 a 17 horas, también pueden llamar familiares, compañeros o amigos de los hombres violentos para pedir asesoramiento sobre cómo actuar frente a situaciones de maltrato y/o abuso, ya sea físico, psicológico, económico o simbólico.

“Es necesario fortalecer las estrategias no punitivas para acompañar a las que sí son punitivas porque con las perimetrales solas claramente no estaba alcanzando: se volvía a ejercer violencia, se incumplía la medida o directamente se culpaba a quien había denunciado”, asegura Ariel Sánchez, Director de Promoción de Masculinidades para la Igualdad de Género de la provincia de Buenos Aires.

La Línea que depende del Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual que conduce Estela Díaz busca ser una instancia de prevención y atención de las violencias por razones de género. A través de la escucha por parte de una psicóloga, se detectan factores de riesgo y se realiza una derivación a alguno de los 81 espacios que actualmente trabajan en la Provincia con varones en forma grupal.

Entre febrero y octubre de este año se recibieron 258 llamados nuevos de hombres que ejercen o ejercieron violencia contra mujeres y diversidades sexuales.

Ariel Sánchez, director de Promoción de Masculinidades para la Igualdad de Género de la Provincia.

Desde la puesta en marcha del dispositivo -en agosto de 2020- fueron 575 los llamados, aunque sólo 48 varones los realizaron de manera espontánea. La enorme mayoría -el 90%- se produjeron luego de una derivación por parte del Poder Judicial, es decir que no nacieron del interés genuino de los denunciados, y un pequeño porcentaje fue causado por las derivaciones de otros organismos de abordaje de las violencias, como entes municipales, ONGs y servicios de salud.

Luego del contacto, desde la Línea se realiza un informe que no es vinculante. Esto quiere decir que los y las operadores de “Hablemos” no definen si se le quitan o no a la persona denunciada las medidas cautelares como la tobillera, la exclusión del hogar o la restricción perimetral.

En diálogo con El Teclado, Sánchez cuenta que “quienes atienden en la Línea escuchan y hacen una evaluación de riesgo. En ese diálogo van construyendo al mismo tiempo una estrategia para que haya cierto reconocimiento del ejercicio de la violencia, y que la persona piense a ese espacio como un espacio que le puede servir, que se empiece a correr de la idea de que está ahí ‘por culpa de una denuncia’ hacia que está ahí ‘por el ejercicio de la violencia’. 

- ¿Cómo es la predisposición a trabajar esta temática por parte de quien llama?

- La predisposición es buena al principio aunque nadie llama contento, es parte de las medidas que están llevando a cabo por la denuncia que se les realizó.

- ¿Hay un reconocimiento de la violencia por parte del denunciado? ¿Cuál es el panorama?

- Todavía no tenemos esos datos a nivel provincial, los estamos construyendo. Sí hay registros de los espacios que ya vienen trabajando estos temas desde hace mucho tiempo y que ven un proceso de reconocimiento; incluso observan una modificación de las prácticas. Hay que pensar que esa persona ejercía violencia en un determinado contexto que a veces legitimaba o naturalizaba esa violencia.

- ¿Los llamados están relacionados únicamente con la violencia física?

- En general sí, porque la mayoría de las denuncias están vinculadas a violencia física. Cuando uno después desarma toda la situación, aparecen otras violencias; el tema es que todavía parecen no estar legitimadas como tipos de violencia de género. Por ejemplo, la violencia económica, el incumplimiento de la cuota alimentaria no se denuncian; tampoco se denuncia la violencia de género en los espacios laborales, como si este tipo de maltrato sólo pudiera ocurrir dentro de una pareja.

- ¿Cuál crees que debería ser el rol de los hombres en general en todo este proceso?

- Primero necesitamos el involucramiento de los varones, pensar estrategias para que no se queden siempre al margen, como que no pueden hacer nada al respecto. Es necesario que los varones empiecen a hacer una lectura en clave de género de los espacios que transitan -sea el hogar, el club, el trabajo-, que tengan cierta sensibilidad para leer situaciones de violencia, porque ni siquiera las registran. Incluso hay muchas prácticas violentas que se ejecutan sobre ellos, en las que se les va la vida y que no se visualizan como forma de violencia patriarcal. Creo que si empezamos a leer en clave de género, no solamente estaremos haciendo mejor la vida de mujeres, gays, lesbianas, travestis y trans, sino de las propias personas que, como mandato, tienen que ejecutar esa forma de violencia. Es necesario que se comprenda que, cuando hablamos de género, estamos hablando de problemáticas sociales en términos generales, universales, y no de un grupito nada más. La mayoría de las desigualdades están atravesadas por las jerarquías sexuales y de género, por mandatos aprendidos y naturalizados de humillación, de vulneración, de creer que el cuerpo del otro te pertenece. 

- ¿Cómo ves la participación de los varones de las nuevas generaciones en este proceso?

- Yo no creo en la evolución natural, creo que con los jóvenes también hay que trabajar. Cuando uno lee datos de violencia entre los jóvenes, se ve que más allá de tener más resueltas ciertas cuestiones -sobre todo vinculadas prácticas sexuales e identidad de género- hay cosas relacionadas a violencia de género que están hiper naturalizadas, o piensan que porque no mataron ni le pegaron a ninguna mujer estos temas les son ajenos. [El Teclado].

QUÉ SE RECUERDA EL 25N

El próximo viernes, como cada 25 de noviembre, se conmemorará el Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra las Mujeres.

Ese día, miles de mujeres, personas travesti y trans marcharán por las calles de distintas ciudades del país para protestar contra la violencia machista y los femicidios y travesticidios y reclamar por políticas para la equidad de género.

La fecha recuerda el asesinato, en el año 1960, de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal (militantes conocidas como “Las Mariposas”) por parte de la dictadura de Leónidas Trujillo en República Dominicana.




COMENTÁ LA NOTA
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.