15 Abr 2024 - Edición Nº2547
La Plata, Bs As      20 ºC
EL TECLADO | Municipales  Lunes 13 de Junio del 2022 - 18:45 hs.                676
  Municipales   13.06.2022 - 18:45   
INFORMACIÓN GENERAL
Paga Dios: el cura de Maipú desaparecido habría vuelto a Venezuela por una deuda
Mediante una carta pública el obispo de Chascomús, Carlos Malfa, sugirió que el párroco podría haber vuelto a Venezuela -su lugar de origen-, tras un conflicto económico con un vecino. El escrito completo.
Paga Dios: el cura de Maipú desaparecido habría vuelto a Venezuela por una deuda

El misterio de la desaparición del cura de Maipú, Luodovis Enrique Navarro León, comienza a tener su desenlace. 

Mediante una carta pública el obispo de Chascomús, Carlos Malfa, sugirió que el párroco podría haber vuelto a Venezuela -su lugar de origen-, tras un conflicto económico con un vecino.

En el escrito comenta que lo vio el 5 de junio, y que “había llegado a mi conocimiento una situación económica creada entre una respetable persona de la comunidad y el padre Luodovis Enrique Navarro León”.

“Presente una propuesta satisfactoria para las partes, aceptada por las mismas y con la firma del acta correspondiente. Lamentablemente el sacerdote incumplió el acuerdo”.

Además, Malfa detalló que intentó comunicase con él “insistentemente desde las primeras horas del miércoles 8 de junio sin obtener respuesta, por lo cual ese mismo día por la tarde me trasladé a Maipú. Allí constaté la ausencia y que había hecho abandono de su oficio de párroco y partido junto a sus familiares (hermana y sobrinos)”. 

Finalmente, el obispo agregó que “presuntamente, el P. Luodovis podría haber vuelto a su diócesis de origen en Venezuela conforme se venía pensando y que está tratando de confirmar”.

La carta completa:

Texto del mensaje a la comunidad

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén siempre con ustedes.

Queridos hermanos y hermanas:

El domingo 5 de junio los visité para celebrar con ustedes la solemnidad de Pentecostés y rezar juntos por todas las comunidades parroquiales y educativas de la diócesis para que la venida del Espíritu Santo significara un renacer en la fe de todos y en la misión evangelizadora. En la homilía reflexionaba junto a ustedes “que para salir de la confusión de Babel el camino era ser dócil al Espíritu de la verdad, de la fortaleza y del amor”. 

Quiero decirles también que había llegado a mi conocimiento una situación económica creada entre una respetable persona de la comunidad y el padre Luodovis Enrique Navarro León. Si bien la situación no involucraba ni a la comunidad parroquial ni al Obispado juzgué necesario intervenir en una especie de mediación para escuchar a las partes y buscar una justa solución. Para lo cual convoqué a los interesados a un encuentro en el Colegio parroquial.

Luego de un diálogo, presenté una propuesta satisfactoria para las partes, aceptada por las mismas y con la firma del acta correspondiente. Lamentablemente el sacerdote incumplió el acuerdo.

Intenté comunicarme con él insistentemente desde las primeras horas del miércoles 8 de junio sin obtener respuesta, por lo cual ese mismo día por la tarde me trasladé a Maipú. Allí constaté la ausencia y que había hecho abandono de su oficio de párroco y partido junto a sus familiares (hermana y sobrinos). Encontré en el templo algunos feligreses con los que rezamos y acordamos los pasos a seguir para la continuidad de la vida parroquial aún en medio de esta sorpresiva y tristísima situación.

Este es el hecho objetivo: el padre Luodovis, junto con sus familiares, abandonó la parroquia el pasado martes 7 de junio sin anuncio previo.

Presuntamente el P. Luodovis podría haber vuelto a su diócesis de origen en Venezuela conforme se venía pensando y que se está tratando de confirmar. Naturalmente comunique por escrito y telefónicamente al obispo propio del P. Luodovis en Venezuela informándole de la situación.

Las cuestiones económicas siempre requieren honestidad y transparencia y pueden resolverse justamente, las estafas morales dejan heridas dolorosas que pido al Señor y a nuestra Señora del Rosario quieran sanar. Y para esto no olvidemos el ungüento de la fraternidad.

No les puedo ocultar el dolor ante lo que nos toca vivir y al mismo tiempo la paz que nace de la confianza en la presencia del Buen Pastor resucitado que nunca abandona a su pueblo.

En la humildad de la verdad les comparto lo acontecido con amoroso respeto por ustedes e iluminado por las palabras de Jesús: “la verdad los hará libres” (Jn. 8, 32). Y les pido que caminen unidos siempre con los ojos fijos en el Señor que continuamente nos dice: “no se turbe vuestro corazón ni tenga miedo” (Jn. 14, 27), de modo que no nos avergoncemos de nuestra fe y pertenencia a la Iglesia porque en ella encontramos a Cristo y queremos servirlo siempre con alegría y sencillez de corazón.

Mientras nos mantenemos unidos en la oración, los abrazo y bendigo de corazón en Cristo y María Santísima.

[El Teclado]


  Temas relacionados
MAIPú


COMENTÁ LA NOTA
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.