23 Jun 2024 - Edición Nº2616
La Plata, Bs As      11.6 ºC
EL TECLADO | Especiales  Domingo 17 de Abril del 2022 - 13:00 hs.                2661
  Especiales   17.04.2022 - 13:00   
EXPERIENCIAS
Madres solteras por elección: una forma de familia que consolida su red de contención
El Teclado entrevistó a dos mujeres que, tras concretar su deseo de cursar embarazos sin el acompañamiento de una pareja, lideran espacios donde motivan a otras a superar miedos, dudas y a atravesar el mismo camino.
Madres solteras por elección: una forma de familia que consolida su red de contención
Por: María Eugenia Suárez

Romina y Nadia armaron y desarmaron la idea de maternar en soledad muchas veces. A la fortaleza de un deseo que fue creciendo con el tiempo, se enfrentaba la falta de una pareja que ayudase a concretarlo. Cuando la tercera década asomó en sus vidas, decidieron dejar de lado la presión de construir una “familia tradicional” y animarse a cumplir aquello que soñaban. Hoy, con la experiencia de haber enfrentado resistencias familiares, trabas de obras sociales y oportunismo de centros médicos, motivan a otras mujeres para que superen sus miedos y dudas. En conversación con El Teclado, relatan su camino hacia la maternidad y cómo acompañan desde el grupo Madres Solteras por Elección a pares que están en la misma búsqueda.

Hace unos años la decisión de la actriz Juana Repetto de ser madre soltera por elección impuso el tema en la agenda de los medios y en las redes sociales. Sin embargo, no es una búsqueda nueva. Desde hace tiempo muchas mujeres encontraron en la familia monoparental una respuesta a su deseo de cursar embarazos sin pareja y maternar en soledad. Además, varias de ellas trabajan para que el prejuicio, el tabú y los mitos no sean una traba para que otras puedan avanzar en la concreción de sus proyectos. 

EXPERIENCIAS 

“Siempre quise ser madre”, dijo a este portal la santafecina Romina Bertoldi, administradora del grupo de Facebook Madres Solteras por Elección Argentina, que reúne a alrededor de 2 mil mujeres de distintos puntos del país.

La historia de Romina comenzó como la de muchas mujeres que desean maternar: quería tenerun hijo biológico, pero su deseo se truncaba ante la imposibilidad de compartir ese proyecto con una pareja.

Sin embargo, en su caso, aquella dificultad dejó de importar y terminó siendo un motor para focalizar en lo que quería para el resto de su vida. “A fines de 2011 me separé y fue un empujón para no esperar más”, recordó la mujer que unos años antes había empezado a investigar en foros de maternidad cómo canalizar su deseo.

“A fines de 2011 me separé y fue un empujón para no esperar más”.

“Empecé a ver y todo lo que aparecía era para parejas. En un momento comenté que quería ser madre sola y una chica me dijo que eso ya no era un problema, que fuera a un centro de fertilidad y con donación de semen podría tener hijos sola. Eso me abrió la cabeza”, repasó.  

Aquel planteo fue la punta de un ovillo. Comenzó a conectarse con otras mujeres que estuviesen transitando el mismo camino y en enero de 2012 crearon el primer grupo de Facebook. “Había algunas que ya tenían hijos, otras que estaban como yo, pensando qué hacían, y varias estaban arrancando con tratamientos de fertilidad”, indicó sobre los comienzos de Madres solteras por elección Argentina (Grupo oficial).

Nadia Barcena contó ante El Teclado una historia similar. Se había doctorado en Biología, había cumplido sus metas profesionales y materiales, y promediando los treinta años consideró que ya era tiempo de cumplir con los deseos maternales, truncados, hasta ese momento, por no tener una pareja.

Oriunda de San Juan, viajó a Mendoza para comenzar con el tratamiento. Hice inseminación intrauterina de baja complejidad y quedé embarazada en el primer intento”, recordó y agregó: “Tenía 36 años estaba saludable, pero fue una sorpresa que quedara tan rápido. Fue una gran alegría”.

Las primeras conexiones con historias similares fueron en el curso de pre parto donde conoció una mujer que sería madre de mellizos: “Nos empezamos a agrupar y a vincularnos con otras chicas que iban apareciendo”.

"Una chica me dijo que fuera a un centro de fertilidad y con donación de semen podría tener hijos sola. Eso me abrió la cabeza”.

“Me metí en el grupo Madres Solteras por Elección Argentina, que maneja Romina, y ahí me empecé a contactar con otras mujeres de San Juan”, señaló sobre el inicio del grupo que hoy reúne a mujeres que transitan esa búsqueda en aquella provincia.

EMBARAZOS Y RESISTENCIAS

Hace diez años formar una familia monoparental por decisión no tenía la aceptación social actual, o al menos ese es el balance que hizo Romina, quien consideró que “hoy el tema está más naturalizado”.

“No se veía bien que una mujer decidiera ser madre sola. Había cierto tabú. Una cosa es que decidas ser madre sola después que un hombre te abandonara, pero en nuestro caso estábamos decidiendo, conscientemente, ser madres solas”, relató Romina.

Para Nadia esa resistencia persiste en San Juan y continúa siendo un obstáculo para muchas mujeres. “Vivimos en una provincia chica, donde hay mucho prejuicio y, lamentablemente, hay muchas compañeras que están en tratamientos, pero no se lo pueden contar a su familia, a sus compañeros de trabajo, a su entorno”, explicó y advirtió que la existencia del grupo es un salvavidas para muchas mujeres que no cuentan con contención familiar.

"Había cierto tabú. Una cosa es que decidas ser madre sola después que un hombre te abandonara, pero en nuestro caso estábamos decidiendo, conscientemente, ser madres solas”.

Pese a las resistencias, Romina y Nadia avanzaron con sus búsqueda. Mientras Nadia quedó embarazada en el primer intento, Romina hizo varios tratamientos antes de ver el positivo en un análisis. Además, a diferencia de la sanjuanina, la oriunda de Santa Fe Capital transitó la primera experiencia mucho antes que se aprobara la ley de fertilidad que garantizaba la cobertura gratuita de los tratamientos.

“La experiencia de la crianza es maravillosa”, señaló Romina, quien tras el avance legislativo de la norma buscó un segundo embarazo y se enfrentó con otro tipo de resistencias: las de la obra social. “Cuando fui a solicitar la cobertura me dijeron que no porque era soltera y terminé poniendo abogados y se dilató en el tiempo. Hasta que quedé en 2017, con un desenlace negativo”, recordó. En la semana 28 por una trombofilia no detectada su bebé murió.

Sin embargo, en enero 2020 logró llegar a término con el tercer embarazo en el que nació su segunda hija.

"Lamentablemente hay muchas compañeras que están en tratamientos, pero no se lo pueden contar a su familia, a su trabajo, a su entorno”.


“Desde el momento que quedé embarazada hubo más aceptación y después con las nenas, a la familia y a las amistades les cambió la visión. No hay nadie que las rechace, al contrario, hubo cierto repensar de lo que me dijeron”, recordó Romina, aunque advirtió que algunos cuestionamientos llegaron antes del nacimiento de su segunda hija por sus problemas de salud.

                           

APOYO GRUPAL

 

Los espacios en redes sociales que Romina y Nadia lideran son un nicho de experiencias y una caja donde circulan preguntas, respuestas, consejos y salidas alternativas a preocupaciones comunes.

 

“Las dudas que llegan son sobre la ley de fertilidad, que cubre el 100% del tratamiento, y también es recurrente el temor”, señaló la santafecina: “Yo ahora veo lejanos los miedos, pero seguramente también los tuve. Aparece el temor a tomar la decisión, a qué se les va a decir a los niños sobre sus donantes o cómo organizarse para criar”.

 

También Nadia busca disipar miedos y dudas en el grupo de Whatsaap que reúne a sanjuaninas. “La idea no es sólo  visibilizar el tema, sino también acompañar en el asesoramiento, en el tratamiento, emocionalmente y antes los problemas que pueden aparecer con las obras sociales y las clínicas”.


"Aparece el temor a tomar la decisión, a qué se les va a decir a los niños sobre sus donantes o cómo organizarse para criar”.

 

“Yo me considero un nexo entre estas chicas para intercambias experiencias”, sostuvo Nadia y agregó que su idea es que “las familias monoparentales se nucleen para que los niños se críen en un entorno sabiendo que hay otras familias monoparentales, que encuentren sentidos de pertenencia a un grupo y no se sientan discriminados por el entorno social”. En ese sentido, destacó la importancia de los encuentros entre las integrantes del grupo.

 

En diálogo con El Teclado, Romina planteó que su idea es “ser una suerte de guía” para mujeres que transitan el deseo de maternar. “Siempre digo que yo estuve muy sola cuando me tocó hacerlo. Ninguna mujer que está iniciando este camino debe sentirse sola. Desde el grupo proponemos acompañar, orientar, que es lo que me hubiese gustado que pasara a mí”.

 

“Las mujeres que quieran ser madres solas por decisión tienen que saber que van a poder hacerlo. Obviamente van  a haber momentos más difíciles o más complicados, pero siempre hay una manera de organizarse, de resolver. La maternidad tiene la ambivalencia de ser agotadora, pero al mismo tiempo maravillosa”, resaltó la mujer.


“Las mujeres que quieran ser madres solas por decisión tienen que saber que van a poder hacerlo".


Los grupos madres solas por elección se han multiplicado en todo el país. Además de existir los mencionados en esta nota, varios funcionan en distintas provincias. El objetivo que persiguen es el mismo: facilitar experiencias para ayudar a otras a cumplir su deseo de maternar. [El Teclado]





COMENTÁ LA NOTA
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.