Lun, 23 Mayo 2022 - Edición Nº1854
La Plata, Bs As      20.6 ºC
EL TECLADO | Especiales  Domingo 16 de Enero del 2022 - 12:00 hs.                1557
  Especiales   16.01.2022 - 12:00   
A 20 AÑOS DEL INCENDIO
Su hijo murió en Cromañón y en su homenaje fundó una escuela de boxeo
Jose Guzmán transformó el dolor por la muerte de su hijo menor, Lucas, en un proyecto con el que busca incentivar a niños y adolescentes. “La juventud es nuestro futuro y nosotros apostamos a ellos”, dijo.
Su hijo murió en Cromañón y en su homenaje fundó una escuela de boxeo
José junto a los chicos de la escuela de boxeo

Por María Eugenia Suárez


Hace más de 40 años que José Guzmán dedica parte de su vida al boxeo. Primero, practicando el deporte y luego como entrenador. Sin embargo, el golpe más duro lo recibió fuera del ring. El 30 de diciembre de 2004 el menor de sus hijos, Lucas, murió en el incendio del boliche República Cromañón y su vida  cambió para siempre. El pedido de justicia se transformó en una bandera y el pugilismo en una terapia. Hace 14 años fundó una escuela de boxeo que busca “alejar de los flagelos de la calle” a niños y adolescentes.

José vive hace muchos años en Gonzalez Catán, sin embargo el registro de su acento indica que ha nacido en el interior del país. “Lucas era un chico muy bueno, agradable y muy querido en el barrio”, relata pausado a El Teclado. Había cumplido 18 años el 22 de diciembre, ocho días antes que decidiera ir a ver a a la banda de rock Callejeros al boliche ubicado en el barrio porteño de Once. 

“Todos mis hijos conocieron el boxeo, pero ninguno se dedicó. Su pasión ha sido la música, el rock. Tenían una banda, Los Astilleros, y Lucas cantaba”, recuerda y agrega que era común que el joven, junto a alguno de sus hermanos o amigos, fuera a ver bandas. 

"Analizamos la foto de su cumpleaños y vemos que las zapatillas están colgadas como si hubiese sido un símbolo de lo que se venía”

Lucas era el menor de los cuatro hijos nacidos del último matrimonio de José. “Cuando me separé de su mamá, me hice cargo de los chicos y a él lo crié solo desde que tenía un año y ocho meses”, relata y agrega que el joven se encargaba de las tareas de la casa y de lavarle las zapatillas a sus hermanos mientras trabajaban.

El día de su cumpleaños, antes de sacarse una foto con sus amigos, fue al cordel del fondo del patio a buscar las zapatillas y las colgó en la reja de una ventana. “Con el tiempo analizamos la foto y vimos que las zapatillas están colgadas como si hubiese sido un símbolo de lo que se venía”, dice el hombre, emocionado, en referencia a las cientos de zapatillas que cuelgan en la vereda del boliche de Once a manera de homenaje. 

LA MUERTE Y EL BOXEO 

Lucas murió en el incendio de Cromañón la noche del 30 de diciembre de 2004 junto a otras 193 personas. Cientos resultaron heridos. “Nunca  imaginé que me lo iban a entregar muerto por culpa de políticos corruptos que lo único que saben es mentir”, señala José con rabia y dolor.

Publicado por Escuela De Boxeo Lucas Guzmán en Jueves, 30 de diciembre de 2021

En 2007, tras varios años de lucha y tristeza, decidió transformar su pasión por el boxeo en una herramienta para ayudarse y ayudar a otros. “Llevo 43 años de actividad boxística. Fui boxeador en la juventud pero a los 25 tuve un accidente, me alejé de la carrera y empecé con los cursos de preparación técnica profesional”, recuerda y agrega: “Cuando sucede la masacre empecé a pensar en la posibilidad de crear una escuela de boxeo”. 

Habló con sus hijos y todos lo incentivaron. “Instalamos la escuela en mi casa, en el garaje, y fue creciendo de boca en boca”, relata y agrega que hoy comparte su pasión con su hija Mariana. 

“Lo hacemos sin fines de lucro, por placer y para sentirme bien y fuerte. Me ayuda mucho, me da fuerza para poder sobrevivir a la pérdida de mi hijo”, dice y añade: “Nuestro objetivo es alejar a los chicos de las esquinas y de los flagelos sociales como la droga, el alcohol, la prostitución”. 

“Nuestro objetivo es alejar a los chicos de las esquinas y de los flagelos sociales como la droga, el alcohol, la prostitución”. 

José es uno de los familiares que a pesar del paso del tiempo ha sostenido el pedido de justicia, sobre todo reclamando que se condene a la dirigencia política responsable. El pasado 30 de diciembre al cumplirse el 20 aniversario del incendio, José y Mariana instalaron un ring sobre la calle en la que estaba emplazado el boliche e hicieron una exhibición de boxeo a manera de homenaje a la víctimas y a Lucas. “La juventud es nuestro futuro y nosotros apostamos a ellos para que no sean víctima de una trampa mortal como lo fue Cromañón con nuestros chicos y chicas”, completó el hombre. [El Teclado]




COMENTÁ LA NOTA
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.