1 Jun 2023 - Edición Nº2228
La Plata, Bs As      17.2 ºC
EL TECLADO | Especiales  Domingo 30 de Mayo del 2021 - 12:00 hs.                696
  Especiales   30.05.2021 - 12:00   
FEMINISMO
La menstruación y el camino hacia un abordaje integral
Políticas públicas y militancia, las patas para visibilizar un tema considerado tabú. Los números de la desigualdad y del impacto ambiental.

Por María Eugenia Suárez

“Menstruar es político” dicen las activistas que desde hace años trabajan en la planificación e implementación de políticas públicas de gestión menstrual sostenible. A horas del Día Internacional de la Higiene Menstrual repasamos las distintas aristas con las que se busca romper el estigma y la desigualdad económica alrededor de un hecho que acontece en la vida de la mitad de la población.

El pasado viernes 28 de mayo se conmemoró el Día Internacional de la Higiene Menstrual, fecha en la que organizaciones de todo el mundo realizaron acciones de concientización para que la menstruación sea abordado de una manera integral teniendo en cuenta no sólo el factor económico, sino también social, educativo y el vínculo con el medioambiente.

El costo anual en productos de gestión menstrual es equivalente al 86,8% de una Asignación Universal por Hijo y de un 77,1% del salario promedio del primer decil.

La utilización de toallitas, tampones y copas menstruales significan un costo económico extra para las mujeres y personas que menstrúan. El dato es más complejo si se tiene en cuenta que las mujeres tienen una menor participación en el mercado laboral, ganan menos, enfrentan los mayores niveles de desempleo y tienen empleos más precarios. Las limitaciones económicas no sólo son una barrera para acceder a productos de gestión menstrual, tienen implicancias en la salud, la educación y el trabajo.

Las cifras difundidas en el informe realizado por la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género que encabeza Mercedes D’Alessandro, “Justicia menstrual.Igualdad de género y gestión menstrual sostenible”, dan cuenta de las dificultades económicas de las personas menstruantes a los Productos de Gestión Menstrual (PHM). En este sentido, el documento puntualiza que el costo anual en productos de gestión menstrual es equivalente al 86,8% de una Asignación Universal por Hijo y de un 77,1% del salario promedio del primer decil.

Es que si bien se tratan de productos indispensables para la mitad de la población estos continúan gravados con el IVA. Además, a los números hay que sumarle la falta, muchas de veces, de acceso a agua limpia e instalaciones sanitarias adecuadas, y de información para promover el saber lo que genera desigualdad.

“Menstruar representa un costo extra e inevitable que deben enfrentar las personas con salarios más bajos que el promedio de la economía y mayores obstáculos para insertarse en el mercado laboral formal. Este problema, no obstante, no se reduce solo a las mujeres. Los varones trans y muchas personas no binarias también enfrentan el costo de menstruar”, destaca el documento.

[POLÍTICAS PÚBLICAS]

En Argentina existen 16 proyectos de ley nacional sobre gestión menstrual y decenas de iniciativas de programas provinciales y municipales.

El viernes, el Congreso de la Nación se iluminó de rojo para dar visibilidad a la agenda de las personas menstruantes. La iniciativa fue impulsada por las diputadas nacionales del Frente de Todos, Mónica Macha, Gabriela Estévez, Daniela Vilar, Jimena López y Laura Russo, para resaltar la importancia de una política de acompañamiento menstrual.

"Sabemos que se trata de un tema muchas veces silenciado y estigmatizado que tiene un efecto directo en nuestros proyectos de vida", indicaron las legisladoras en un comunicado, al señalar la importancia de trabajar "en el acompañamiento y la transición hacia el uso de materiales sustentables".

El año pasado la diputada Vilar presentó un proyecto de ley para lograr un “Plan Nacional de Gestión Menstrual Sustentable”. Según precisó la legisladora lo que se busca es que “tener información completa sobre todos los productos de gestión menstrual que existen y su impacto en la salud y en el ambiente” y que “promueve la creación de políticas públicas de incentivo a la producción nacional de productos de gestión menstrual sustentable y la incorporación de estos productos al Programa Precios Cuidados”. Además, indicó que este proyecto propone crear un Observatorio de Gestión Menstrual para que el Estado en conjunto con la sociedad civil “genere información y datos para la creación políticas públicas que ayuden a reducir las desigualdades de la menstruación”.


"Sabemos que se trata de un tema muchas veces silenciado y estigmatizado que tiene un efecto directo en nuestros proyectos de vida"


En la provincia de Buenos Aires, el distrito de Morón fue el primero en avanzar conun programa de gestión menstrual para personas vulnerables. El proyecto propuesto por la concejala del GEN Sandra Yametti asegura la provisión gratuita de productos de gestión menstrual. 

[ACTIVISMO]

Con la creación del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad y la Dirección de Economía, Género e Igualdad la menstruación apareció en la agenda pública. A lo largo del último año, como se mencionó, no sólo se presentaron iniciativas para atender los costos de la gestión menstrual, también se pusieron en funcionamiento programas específicos para la compra y distribución de productos.

Sin embargo, mucho antes que la lupa del Estado se pusiera sobre el tema, decenas de organizaciones trabajan para hacer visible lo que muchos querían reducirlo a una acción del ámbito privado.

“Activismos Menstruales en Red nace como un espacio que reúne a distintos grupos activistas que trabajamos menstruación desde hace un montón de tiempo en respuesta a una avanzada que tuvo el tema en políticas públicas, lo que está buenísimo pero lo que vemos es muchas veces las iniciativas terminan en una mera entrega de productos, algo más asistencialista, siendo que la menstruación está bueno tomarla como algo mucho más integral”, señala a El Teclado Carolina Zotta parte del emprendimiento Viva La Copita e integrante de esta red federal.

El ocultamiento sobre nuestro ciclo #menstrual, la vergüenza social que implica su verbalización y el silenciamiento al...

Publicado por Mónica Macha en Viernes, 28 de mayo de 2021

El espacio busca que se entienda el contexto de la persona a la que se le va a entregar el producto. “En red trabaja sobre varios ejes: sobre economía, que apuntamos a los costos y a la necesidad de bajar el IVA, sobre salud y también el impacto de los productos descartables sobre el cuerpo porque casi no hay estudios sobre eso y en el medioambiente”, destaca.

Según un estudio elaborado por la organización Economía Feminista las 10 millones de mujeres en edad menstrual de Argentina producen 132 mil toneladas de basura no reciclable ni biodegradable anualmente. Un reciente estudio de la Defensoríadel Pueblo de la Provincia indica que el 75% de las personas menstruantes saben “poco” o “nada” sobre los componentes de los productos de gestión menstrual y señala que a la hora de elegir un producto descartable se prioriza “la facilidad”

A pesar del estigma que todavía significa hablar de menstruación, la Zotta considera que hay otra apertura. “A nivel social vemos mucha aceptación con el tema. Incluso en los productos de gestión menstrual hay otra información, otra accesibilidad, accesibilidad que ahora tenemos que ver de qué manera se le garantiza a quienes no tienen los recursos para poder acceder. El otro día alguien preguntó cuál fue la primera vez que te pusiste a pensar qué hace una persona que está en situación de calle con su menstruación y es interesante porque no nos lo preguntamos”.

“Está avanzando, pero falta. Pero al entrar en la agenda política nos pareció que reunirnos, hacer una puesta en común sobre lo que los activistas vienen laburando es una forma de avanzar en términos de cómo se van a implementar esas políticas”, completó la mujer. [EL TECLADO]


  Temas relacionados
FEMINISMODERECHOS


COMENTÁ LA NOTA
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.