Domingo, 17 Octubre 2021 - Edición Nº1636
La Plata, Buenos Aires      21.5 ºC
EL TECLADO | El país  Miercoles 12 de Mayo del 2021 - 09:00 hs.                268
  El país   12.05.2021 - 09:00   
[azul]
Tras la muerte de su padre, Almeyda contó que quiso comprar vacunas para toda la ciudad de Azul
"Quería pagar todas las vacunas, no me importaba lo que iba a costar. Si me quedaba sin lo que tenía no me importaba porque la pérdida de mi padre y muchos conocidos me dio mucha tristeza”, contó el ex futbolista.
Tras la muerte de su padre, Almeyda contó que quiso comprar vacunas para toda la ciudad de Azul

El exfutbolista de River Plate, Matías Almeyda, contó ayer que quiso comprar vacunas contra el covid19 para toda la ciudad de Azul luego de la muerte de su padre a causa del virus. Según detalló, hace 20 días se puso en contacto con un "político importante" que le dijo que la compra solo puede realizarse entre los estados. 

"Quería pagar todas las vacunas, no me importaba lo que iba a costar. Si me quedaba sin lo que tenía no me importaba porque la pérdida de mi padre y muchos conocidos me dio mucha tristeza”, contó el ex jugador de la Selección Argentina, que actualmente es entrenador del San José Earthquakes, en Estados Unidos.
 


"Tenía los vínculos (para adquirir las vacunas) pero cuando hablé con este político me dijo que no se podía porque es un tema que lo manejan los estados. No se puede a nivel privado hacer estas cosas. El sistema está hecho así, lo maneja el Gobierno. El día que se abra un poco todo esto, va a haber mucha gente que querrá colaborar, pero también va a haber mucho negocio. Es difícil y entendible. Una lástima”, sostuvo Almeyda en declaraciones radiales.

El futbolista relató que en diciembre decidió no viajar a Argentina por "el miedo" a los viajes y aeropuertos. "Busqué todas las maneras para unirme a mi familia y la de mi esposa en algún otro país y no se pudo”, agregó. 

Finalmente, cuando llegó al país su padre ya estaba internado. "Fue muy rápido. Me quedó un dolor y bronca terrible por lo sucedido pero acepto cómo se dio todo y la decisión que tomó el Señor, en el que creo cada vez más. No me pude despedir. Mi papá era mi amigo, teníamos un vínculo muy fuerte, éramos muy unidos. Más allá de que estábamos distanciados por kilómetros, siempre decíamos que nuestros corazones latían a la par y realmente me cuesta saber que hoy no está entre nosotros, pero sé que está, en algún lugar está”, cerró. [El Teclado]


 en esta nota
MATíAS ALMEYDA